miércoles, 13 de abril de 2011

Esa cámara guapa



Si navegáis por mi blog o tenéis una memoria prodigiosa comprobaréis mi devoción por las fundas de las cámaras en estos últimos años. Cámaras Reflex, grandotas, buenas, de las que te piden a gritos que las guardes y protejas muy muy bien.


Si en ese post os mostraba las novedosas y coloridas fundas de DaWanda (mi amiga Anita, que es la más mañosa y creativa, se hizo una que nada tenía que envidiar a estas, de hecho), ahora os enseño la última iniciativa de Kipling.


Ni bolsos ni bandoleras: un guardacámaras con asa de cadena, en blanco y emulando la piel de serpiente. Como siempre, el mono, característico de la firma, colgando de uno de los lados.


Me gusta hasta para usarla de bolso normal: el móvil, el colorete, el pintamorros, las llaves y a la calle. Sí, lo confieso, soy tan fan de los bolsos que llego hasta el extremo de volverme loca con esta edición limitada. Tan limitada que, además, cuesta 159,90 euros.

1 comentario:

  1. Esta funda es GENIAL!! Me las veo y deseo con la mochilota...

    ResponderEliminar